sábado, 25 de febrero de 2017

Reto Alfabeto Dulce XVI: Éclairs de fresa y pistacho

¡¡Buenos días de sábado!!

Hoy es sábado 25 y con ello traemos nueva receta del Reto Alfabeto Dulce. Este mes nos tocó a María José del blog Mi aventura cupcake y a nosotras escoger los ingredientes, y después de hablarlo llegamos a dar con estos dos ricos compañeros, las fresas y los pistachos. Son dos ingredientes que en realidad combinan genial pero que no se suelen ver mucho juntos, al menos yo no suelo verlos mucho.

Los pistachos no habían sido nuestra primer opción, pero decidimos cambiarla porque posiblemente éstos fuesen mucho más fáciles de encontrar y estaban entre el top 3 de los ingredientes que habíamos pensado con la letra P. Por otra parte, aunque parece que va a ser fácil encontrar ingredientes que empiecen por la letra F no lo es tanto. De primera piensas "pero si hay muchísimos, como las fresas, los frutos rojos, las frambuesas..." pero hasta ahí, deja de contar. En el momento que nos pusimos a hacer listas de ingredientes para ver las opciones, aunque son todas muy ricas y fáciles de conseguir, pensábamos que habría más donde elegir. Pero en realidad aunque fuesen pocas eran geniales para preparar postres.

Y ya con nuestro ingredientes escogidos nos pusimos a pensar como locas. Y tanto pensar  me llevó al recuerdo de cuando fuimos Cris y yo a Madrid el año pasado a la vuelta de nuestro viaje a Marrakech. Uno de los días que estuvimos por allí lo dedicamos a pasear por la ciudad y en comer en algún sitio rico rico, y ya os digo que lo mejor fue el postre. Fuimos a una pastelería que esta por uno de los laterales del Retiro, que se llama Moulin chocolat (C/ Alcalá 77), que madre mía que pinta tenia todo. Habíamos ido recomendadas por una amiga y que bien que le hicimos caso porque nos pedimos cada una un éclair y vaya como lo disfrutamos. El mío era de praliné (mmmm se me cae la baba solo de recordarlo) y el de Cris creo recordar que era de frambuesas y pistacho (ojalá hubiese encontrado una foto de ellos) . Y de ese delicioso recuerdo nace esta receta :)

INGREDIENTES:

Éclair
170 ml. de agua
170 ml. de leche
100 gr. de mantequilla
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
170 gr. de harina
2 huevos

Crema de fresas
250 gr. de fresas
100 gr. de azúcar
4 cucharadas de agua
125 gr. de queso de untar
250 ml. de nata para montar

Cobertura
180 gr. de chocolate blanco para postres
20 gr. de pistachos triturados

PREPARACIÓN:

Comenzamos haciendo los éclairs, para ello la masa que necesitamos se llama choux. En su momento hicimos Chouquettes con esta misma receta.

En un cazo ponemos el agua, la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar. Dejamos que llegue a hervir con el fuego medio-bajo y revolviéndolo para que no se nos queme. Cuando haya hervido lo separamos del fuego, añadimos la harina y revolvemos muy bien para que no se nos formen grumos.

Pasamos la masa a un bol y revolvemos para que enfríe un poco antes de añadir los huevos. Vamos integradolos uno por uno. No será tarea fácil ya que da la sensación de que se nos ha estropeado la masa, pero no nos preocupemos porque es normal. Lleva un poco de trabajo pero después de revolverlo por un ratito vemos que nos queda una masa homogénea, pegajosa y fina.


Pasamos la masa choux  a una manga pastelera para formar los éclairs. Utilizaremos una boquilla redonda y grande, pero si no tenemos manga podemos usas una bolsita para bocadillo o de congelación haciéndole un corte en una esquina. Hacemos "columnas" como veis en el foto y como tip personal los podéis espolvorear con un poco de azúcar antes de meterlos al horno.


El horno tendremos que tenerlo precalentado a 180ºC. Metemos los éclairs y los dejamos hornear por unos 25-30 minutos hasta que veamos que cogen un color dorado suave. Los sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.


Comenzamos con la crema de fresa, que podemos ir preparándola mientras tenemos los éclairs en el horno.

Troceamos las fresas y las ponemos en un cazo junto a las cuatro cucharadas de agua y la mitad del azúcar. Lo dejamos cocer a fuego lento por unos 10 minutos.

Trituramos las fresas ya cocidas y pasamos el puré por un colador para que nos quede suave y fino. Tendrá un color rosa oscuro precioso que dará ganas de comérselo a cucharadas, pero no, tenemos que dejarlo enfriar para poder seguir haciendo la crema.

Ahora es el turno de montar las nata junto al queso crema y el azúcar restante. Cuando lo tengamos bien montado y el puré de fresas que hicimos antes esté frío lo integramos con cuidado de no bajar la mezcla de nata. Reservamos en la nevera para que coja un poco más de consistencia antes de montar nuestro postre.

Por último hacemos la cobertura de pistachos derritiendo el chocolate al baño María o al microondas y después le añadimos los pistachos triturados.

Para que quede más fino el chocolate trituré los pistachos hasta que me quedó una harina fina y después lo tamicé con la ayuda de un colador.


Y ya al fin es hora de montarlos. Se pueden partir a la mitad o rellenarlos "inyectando" la crema. Para ésta última opción, see hacen un par de cortes pequeños por la parte de abajo del éclair e introducimos una boquilla fina de la manga pastelera. Rellenamos todo lo que soporten para que estén bien rellenitos y gorditos. Después bañamos la parte de arriba en el chocolate con pistachos y lo decoramos si queremos con algún pistacho entero o algún trozo de fresa. Lo repetimos con todos y lo dejamos aposentar hasta que la cobertura endurezca.


La verdad es que me ha sobrado bastante crema de fresa, con hacer la mitad seria bastante, pero el resto estoy entre meterlo a la heladera y ver que tal queda convirtiéndolo en helado de fresa, o comérmelo como yogurt. Quedó menos denso de lo que quería, pero posiblemente cometí el error de batirlo demasiado cuando añadí el puré de fresa... aprended de mis errores, esto pasa cuando no se tiene la suficiente paciencia. Me tocará practicar más.

Por otra parte, como me sobró también un poco de chocolate con pistachos lo que hice fue convertirlo en bombones añadiendo más pistachos troceados, pero en cachitos grandes, como si fuesen rocas de pistacho. Aun no las he probado, pero si el chocolate fundido con la harina de pistachos estaba buenísimo, los bombones no me decepcionarán tampoco :)

Y hasta aquí la aventura de los éclairs. Seguiré haciendo más y perfeccionando las cremas, porque son uno pastelitos que me encantan.


Feliz sábado a todos ;)