martes, 21 de febrero de 2017

Solomillo de cerdo con crema fácil de champiñones

¡Buenos díaaas! ¿Qué os apetece comer hoy? Seguro que en cuanto veáis esta receta tan resultona os va a apetecer probarlo.

Hoy hemos preparado unos medallones de solomillo de cerdo a la plancha acompañado con una crema de champiñones super fácil. Os van a dar ganas de mojar pan y no parar. Mira que los champiñones están ricos de todas las maneras que se te ocurra prepararlos, desde rehogarlos solamente con un poco de ajo, o también con un poco de cebolla, en revuelto, salsa, con la guarnición de la carne guisada, en pizza, champiñones rellenos... Y en la mayoría de los casos tener en la despensa una lata de champiñones laminados, en mi caso son los que más me gustan, te visten cualquier plato que les haga falta un algo para que sean más completos, o te solucionan un aperitivo pasándolos rápidamente por la sartén. 

Después de alabar un ratito a los champiñones os dejo ya con esta receta para cuatro personas ;)

INGREDIENTES:
1 solomillo de cerdo cortado en medallones
1 lata grande de champiñones
250 ml. de leche evaporada
Ajo picado
Sal
Aceite

PREPARACIÓN:

En esta receta lo que lleva un poco más de trabajo es hacer la salsa, y eso que es super fácil, ya que el solomillo simplemente es salarlo al gusto, en mi caso con sal y ajo en polvo, y hacerlo a la plancha.

Para la crema, o salsa, echamos un chorrito de aceite en un cazo y sofreímos un poco el ajo picado. Mientras tanto podemos cortar los champiñones laminados un poco más pequeños, pero eso va según como le guste a cada uno.

Cuando el ajo ya ha soltado su sabor y está un poco tostado añadimos los champiñones y dejamos que se hagan unos 5 minutos, removiendo con una cuchara de madera para que no se nos peguen. Veremos que cambian de color y reducen un poco su tamaño. Éste es el momento de añadir la leche evaporada, o en su defecto nata para cocinar, y salpimentarlo al gusto. Lo dejamos cocer hasta que espese, dejándolo hervir y después bajando el fuego para que sea haga poco a poco y los champiñones suelten bien su sabor. Veremos que toma un color marroncito, pero un marrón clarito.

Como podéis ver uso leche evaporada para que la salsa sea un poco más light y tenga menos grasa.

Mientras se termina la crema vamos haciendo los medallones de solomillo a la plancha.


Ya con todo listo podemos servir ya sea con la crema sobre el solomillo, o poniéndola en una salsera para que cada comensal se sirva al gusto. Hoy en casa unos lo hemos acompañado a su vez con patatas fritas y otros con coles de Bruselas rehogadas.


Y un día más un rico plato super sencillo que bien puede servir para una comida o una cena especial, solo hace falta presentarlo bonito y listo. Bueno y también puede servir para el día a día ya que no lleva mucho tiempo. Siempre me repito, pero estas recetas multifunciones me encantan y me parecen un básico en cualquier recetario casero, te pueden sacar de un apuro y además salir vistorioso/a.


¡Feliz martes a todos y nos vemos la próxima semana!