martes, 17 de enero de 2017

Tarta de crema tostada + jalea de manzana

¡Buenas! Hoy os traigo un 2x1, como en las rebajas jajaja

En mi casa los cumpleaños llegan casi con el año nuevo y comenzamos fuertemente en Enero con ni más ni menos que 3 celebraciones. Así, a bote pronto, para empezar bien el año. Y como toda excusa es buena para preparar un tarta, aquí viene la primera del 2017. Sencilla y fabulosa, que gusta a casi, por no decir a todo el mundo. La tarta no es más que hojaldre y crema, y para pintarla y que quede brillante y más jugosa aun si se puede, jalea de manzana, que es en sí misma otra receta.

Empecemos.

INGREDIENTES:

Crema pastelera fácil:
1 sobre de Flanín El niño (es el preparado de crema pastelera que voy a usar, si no el que más os guste y solo hay que seguir las instrucciones del envase)
4 cucharadas de azúcar
3 vasos de leche fría
3 huevos

Base:
1 placa de hojaldre (mejor redonda)

Jalea de manzana:
1 l. de agua
1 kg. manzanas ácidas
1 kg. de azúcar

PREPARACIÓN:

Lo primero de todo precalentamos el horno a 200ºC

Ahora comenzamos preparando la crema pastelera siguiendo las instrucciones de la caja. Primero en un cazo (sin ponerlo aun en el fuego) juntamos el contenido del sobre con el azúcar. Vamos añadiendo e integrando los huevos de uno en uno. Cuando tengamos ya una pasta homogénea añadimos la leche y lo ponemos en el fuego medio alto y comenzamos a revolverlo hasta que empiece a hervir. Tardará un rato pero no hay que dejar de remover. Cuando comience a hervir lo retiramos del fuego y reservamos.


Es el momento de la base. Usamos un molde bajo y redondo para tartas y lo untamos con mantequilla y enharinamos para que después nos sea fácil de desmoldar. Extendemos una lámina de hojaldre y la presionamos bien por las esquinas para que quede bien lisa. Pinchamos con un tenedor por toda la superficie, tambien por los lados. Cortamos el sobrante de masa y horneamos durante unos 8-10 minutos. Cada masa puede necesitar unos tiempos distintos, por lo que cuando la veáis un poco dorada la sacamos ya que después volverá un rato al horno.


Ya tenemos la base y la crema por lo que vertemos la crema sobre el hojaldre y lo volvemos a hornear durante unos 10 minutos.


Para que tengamos una superficie brillante vamos a hacer jalea de manzana. Partimos la fruta en cuartos sin pelarla ni quitarle el corazón, ya que queremos sacarle todo el sabor posible. Lo cocemos durante unos 20 minutos o hasta que veamos que las manzanas ya están tiernas.


Colamos el agua y lo medimos. Usaremos 1Kg de azúcar por cada litro de jugo. En mi caso voy a utilizar solo medio litro por lo que utilizaré 500 gr. de azúcar. 


Ponemos en un cazo el jugo de las manzanas junto con el azúcar y lo dejamos hervir. Va a empezar a salir espuma que se irá espesando hasta llegar a cubrir toda la superficie y cada vez será más densa. Una vez que ya consigamos esa espuma lo dejamos un par de minutos más. La prueba de que está lista es sumergir una cuchara de metal y que cuando la levantemos y se vaya el liquido nos quede una gota colgando. Tiene que tener un color tostado. El proceso tarda bastante, pero hay que tener paciencia. Aquí ya tenemos hecha nuestra jalea. Ahora hay que guardarla en tarros de cristal.

Pintamos con la jalea la tarta y dejamos que enfríe del todo antes de poder comerla.


Y así de fabulosa queda. Como podéis ver se me abrió un poco la crema al enfriar, el truco está en dejarla enfriar dentro del horno y asi no se "asusta" y se rompe, como pasa con las tartas de queso al horno. Pero como yo a veces soy un poco acelerada... pasa lo que pasa. Pero aun así, aunque este un poco más "feilla" sigue estando deliciosa.

Espero que os guste y os animeis a prepararla en casa :)

¡Feliz semana!