martes, 31 de mayo de 2016

Pechugas a la parmesana


Buongiorno! ¿Qué tal estamos hoy? Por aquí muy bien y con un regustito italiano. Aisss me iba para allí ahora mismo de cabeza y sin pensarlo. Pero eso no va a poder ser, así que traemos un trocito de su gastronomía a nuestras casas. Esta vez viene en forma de pechugas, unas ricas pechugas a la parmesana, que, como buena receta italiana que el Parmigiano no falte!

Ya veréis que fácil es y seguro que os va a encantar, tanto a los mayores como a los peques. Aquí tenéis la receta.


Ingredientes:

Filetes de pechuga un poco gorditas
Pan rallado
Parmesano e polvo
Orégano
1 huevo
Salsa de tomate
Queso rallado para fundir
Aceite para freir



Preparación:

Para el tamaño de las pechugas le pedí a mi carnicero que cada pechuga mela pastiese en dos filetes, así un poco gorditas quedan más jugosas y al ser bastante grandes con uno por persona tuvimos suficiente.

Empezamos salando y empanando las pechugas pasándolas por pan rallado, huevo batido y una mezcla de pan, parmesano y orégano al gusto. Después las freímos un poco en abundante aceite caliente. No hace falta hacerlas del todo ya que después se terminarán en el horno. Las ponemos en una bandeja de horno y les echamos una cucharada de salsa de tomate a cada una, procurando que no se desborde por los lados y así nos queden crujientes, y coronamos con un poco de queso rallado.






Las metemos al horno precalentado a unos 200 grados y las dejamos unos 10 minutos o hasta que veamos que el queso ya esta fundido o gratinado, dependiendo del queso que usemos y el gusto de cada uno.

Quedan unas pechugas super jugosas y sabrosas con un delicioso sabor a Italia que podemos acompañar de lo que más nos guste. En mi casa unos lo acompañaron de una sencilla ensalada de lechuga y cebolla y otros de patatas fritas.






 Esperamos que os guste y... Arrivederci! ;)


miércoles, 25 de mayo de 2016

Reto Alfabeto dulce X: Gofres de sobao con sirope de chocolate y nubes

Buenos días de reto! Aquí estamos un día 25 más y cada vez se nos hacen más difíciles. ¿Qué se os ocurriría a vosotros hacer con sobaos y nubes? ¿Una combinación más bien extraña no? Lo bueno... nos hace exprimirnos la sesera para pensar cosas originales, que es lo divertido :)

La solución que le dimos a este acertijo de componentes fue.. tachan tachan... (yo aquí creando expectación cuando ya lo pone en el titulo)... unos gofres hechos con masa de sobaos con sirope de chocolate y nubecitas. Una combinación un poco extraña, pero todo aquel que lo probó le gustó. Yo solo me dediqué a cocinarlo y a hacer felices a los demás ya que estaba mala de la garganta y no pude catarlo, pero ahora que ya estoy bien lo repetiré para catarlo yo también, ¡faltaría más! Jajaja


La receta para hacer sobaos pasiegos la encontré en un blog que definitivamente quiero recomendar porque estaba super bien explicado. Hasta te decía como hacer los papelitos típicos que los caracterizan. El blog es Manzana & Canela y aquí os dejo el link a su receta. y por cierto, ella es cántabra así que nadie mejor que un autóctono para que nos deje su receta.

Volviendo a Sugar with Lemon, aquí os dejamos el paso a paso de estos ricos gofres


Ingredientes:
250 gr. de harina
250 gr. de mantequilla sin sal
250 gr. de azúcar
3 huevos
1 cucharada de ron o coñac
1 pizca de sal
Ralladura de un limón
3 cucharaditas de levadura tipo Royal

Preparación:

Antes de todo tenemos que tener la mantequilla derretida y a temperatura ambiente, por lo que la tendremos que dejar reposar. Servirá con hacerlo lo primero y después ir pesando todos los ingredientes para tenerlo todo preparado.

Es una receta super sencilla, al final es mezclarlo todo en un bol grande y remover. Pero siempre es mejor seguir un orden.

Empezaremos batiendo un poco los huevos con el azúcar y el ron o coñac, lo que tengamos en casa, la ralladura del limón, la sal y la mantequilla que derretimos al principio. No hace falta batirlo demasiado, pero si que se una un poco.

Después a esta mezcla añadiremos la harina con la levadura pasándolo por un colador para que quede bien tamizado y así no nos encontramos grumitos inesperados. Lo revolvemos hasta que esté bien homogéneo y ya tenemos la masa lista.

Ahora conectamos nuestra gofrera para que vaya calentando. Si no tuviésemos, podemos hacer sobaos con los papelitos que nos enseña Montes en su blog, o si tenemos moldes de silicona para gofres también podríamos hacerlo de esta manera. Eso si, acordaros de precalentar el horno antes de empezar.

Haciéndolos con gofrera seria seguir las indicaciones que nos da. Para la que usé yo, que es la gofrera de Princesa con placas en forma de corazoncitos, le eché un par de cucharadas de la masa y esperé hasta que dejaba de echar humo (que en realidad es vapor). Si veía que no estaban muy doraditos, tampoco tienen que quedar crujientes, los dejaba un poco más controlándolo de cerca. Al quitarlos hay que hacerlo con cuidado, y no usar nunca cubiertos de metal para no rallar la gofrera, porque están un poquito blanditos y podrían romperse. Los dejamos enfriar y ya veréis como quedan más firmes y con un rico sabor a mantequilla.


Finalmente, es la hora de emplatarlos como más os guste, en nuestro caso con chocolate y nubecitas, que como no las encontramos pequeñas compramos las normales y las troceamos con unas tijeras.


Si os sobran para el día siguiente están espectaculares mojados en café o leche con chocolate, como si de sobaos normales se tratasen :) 

Esperamos que os guste y estamos ansiosas por descubrir que ideas se les han ocurrido al resto de cocinillas 

Feliz miércoles que ya queda menos para el finde!







martes, 24 de mayo de 2016

Zumo de piña y aloe vera



Hola hola! Es Martes de nuevo, y encima hoy toca martes de sorpresas, aunque esta que os presentamos hoy la habéis podido ir viendo desde hace unos días ya en el blog. Pero para los despistados, os cuento: Hemos reorganizado el blog con pestañas para que sea mas fácil encontrar la receta que buscáis, bien sea "salada" "dulce" "reto alfabeto dulce", etc Y para estrenar estas nuevas pestañas, vamos a estrenar tambien un nuevo apartado: zona bio y para presentaros este nuevo apartado os traemos una receta super sana y deliciosa.

Ingredientes:

3 rodajas de piña
El cristal de 1 hoja de aloe vera

Este zumo es muy fácil de preparar solo debemos cortar unas rodajas de piña natural, y quitarle toda la corteza.
Cortamos una hoja de áloe vera, y sacamos todo el cristal de su interior. Es muy importante en este proceso que limpiemos bien el cristal pues si dejamos algo verde esto amargara mucho el zumo.






Beneficios de este zumo.

Tienen beneficios para los problemas del sistema digestivos, como por ejemplo la colitis, la gastritis, la irritación del colon… desinflaman y desintoxican.

La combinación de piña y aloe vera, alivia las inflamaciones, reduce el dolor y la pesadez..

Es un remedio excelente para el estreñimiento.

Además la mezcla de estos dos ingredientes dispone de grandes principios diuréticos, limpiando los riñones e incluso la sangre.

Beber batidos con aloe y piña, fortalece además nuestras uñas y nuestro cabello, gracias a sus múltiples vitaminas y minerales.

Previenen las trombosis y mejor la circulación.

Nos ayuda a reducir el colesterol y el ácido úrico.

En lo referente a combinar estos dos elementos para bajar de peso, se destaca su facultad para ir reduciendo la celulitis poco a poco, una mezcla que favorece nuestra depuración del organismo y nuestra desintoxicación. Nuestros intestinos quedan limpios, a la vez que depuramos mejor nuestros riñones. Todo ello nos va a ayudando a bajar de peso, y a quemar grasas. Como ya sabes la piña es una fruta excelente presente en todas las dietas. Podemos consumirlas en la cantidad que deseemos encontrando además una sensación saciante,ayudándonos así a digerir además cada comida con la que la acompañemos.

El aloe, que como ya sabes carece casi de sabor, es astringente, depurativa,elimina desechos y va reduciendo el hinchazón de nuestro vientre.

Beneficios de la piña

Además de ser una fruta diurética y desintoxicante, la piña se caracteriza por sus contenidos de vitaminas C, B1, B6, ácido fólico y minerales como el sodio, potasio, calcio, magnesio, manganeso y hierro. Gran parte de la composición de la piña es agua y también tiene una cantidad importante de fibra. Esto, sumado a que es muy baja en calorías, hace que sea una fruta ideal para la dieta.

La mayor parte de los beneficios de la piña se debe a la presencia de una enzima llamada bromelina. Esta enzima mejora la digestión y tiene la capacidad de destruir los parásitos intestinales.

Beneficios del aloe vera.

Estimula la producción de flora bacteriana intestinal, indispensable para un correcto proceso digestivo. Al normalizar la digestión, previene tanto el estreñimiento como la diarrea.

Es excelente para sanar úlceras estomacales e intestinales, ya que es muy útil para reducir irritaciones y cicatrizar heridas.

Colabora eficientemente en el tratamiento del síndrome del intestino irritable, como así también en otras afecciones que implican un proceso inflamatorio, como la colitis.

Provoca la rápida eliminación de toxinas y sustancias indeseables del organismo debido al gran estímulo que provee al proceso digestivo en general.

Evita la acidez, pues ofrece agentes alcalinos y, por consiguiente, brinda un gran alivio luego de consumir excesivas cantidades de café, té o alimentos muy ácidos.

Ayuda en las dietas de adelgazamiento. Gracias a todas las propiedades digestivas mencionadas, es muy común obtener una consecuencia lógica complementaria: la pérdida de peso.

martes, 17 de mayo de 2016

MOUSSE DE LIMÓN (rápido, fácil y sencillo)

¡Buenos días! 

Hoy estoy de esos días en los que quieres dulce pero no trabajar mucho, de eso que es batir, mezclar, enfriar y comer, ¿no os pasa a veces que os despertáis con antojo de algo así? Pues eso os traemos, y algo que es mejor aun, es super aparente y sabroso, así que nos puede sacar de cualquier situación rápidamente. ¡Ah! y se me olvidaba... es de limooooon!!

Como habréis visto en el titulo se trata de un Mousse de limón y para ello solo vais a necesitar los tres siguientes ingredientes.

Ingredientes:

1 lata pequeña de leche condensada (370 gr)
1 brick pequeño de leche evaporada (340 gr)
3 limones


Preparación:

Empezamos rallando un limón y exprimir el jugo de los tres. Reservamos hasta que lo necesitemos.

En un bol ponemos la leche evaporada (tiene que estar de la nevera) y la batimos hasta que triplique su volumen.

En otro bol echamos la leche condensada, la ralladura del limón y el zumo y lo mezclamos con una espátula hasta que todo este bien integrado. A continuación le echamos la leche evaporada y con la espátula lo vamos mezclando con cuidado.

Cuando ya esté todo bien incorporado se reparte en boles o copas individuales, lo adornamos con un poco de ralladura de limón o con lo que más os guste (una rodaja de limón, unos arándanos, frambuesas...).

Lo dejamos enfriar un poco en la nevera y ya tendremos el postre listo para comer. También podríamos congelarlo y conseguiríamos un sorbete de limón riquísimo. ¿Conocéis esos helados de limón que van dentro de un limón vaciado? Pues a mi me supo exactamente igual. Esta podría ser otra idea de presentación.


Usando las pilillas que veis en la foto dio para 6 raciones, pero esto dependerá del tamaño de vuestros recipientes.

¿Qué os parece? A que es sencillo. Estoy segura de que más de uno se va a animar a probarlo :)



¡Feliz martes y a endulzar la semana!





martes, 10 de mayo de 2016

Flamenquines cordobeses


¡Buenos diaaas! ¿Qué tal estamos hoy?

Pues nosotras por aquí andamos un martes más. Y esta vez con una receta salada, que hacía mucho que no publicábamos ninguna. Os traemos unos flamenquines cordobeses. Un plato rico y fabuloso para toda la familia. Y que seguro más de uno querrá ayudar a preparar, ya que es como una cadena de montaje. Aquí os dejamos los sencillos pasos a seguir:


Ingredientes:
4 filetes de jamón de cerdo
4-6 lonchas de jamón serrano
4 lonchas de queso (el que más os guste)
1 huevo
Pan rallado
Sal, ajo, perejil


Preparación:

Empezamos disponiendo todos los ingredientes sobre la mesa como si fuese una cadena de montaje, así ira super rápido.

Lo primero será salar la carne. Yo utilicé sal de ajo y perejil seco. No pasa nada si os quedáis cortos de sal ya que lleva jamón y queso que ya son salados de por sí.

Por el lado largo del filete colocamos el jamón serrano y el queso y enrollamos. Tratar de que quede bien prieto para que, como me paso a mi con uno de ellos, no se os abra al freírlos.





Después hacemos un rebozado gordito pasándolo primero por pan rallado, huevo y otra vez por pan. Y ya solo nos queda freírlos bien por todos los lados, buscar el acompañamiento que más nos guste y disfrutarlos.



¿Qué os ha parecido? Sencillo, ¿verdad?

Nosotras los acompañamos de unas patatas fritas, un poco de pan tumaca y, como no, unas claritas con limón, que sientan muy bien ahora que se va acercando el veranito.

Feliz martes y sed felices ;)

martes, 3 de mayo de 2016

Bizcocho de limón con glaseado

Buenos días de martes por la mañana :)

¿Qué os parece una receta hecha con nuestros ingredientes por excelencia, azúcar y limón?

Aquí tenemos la receta de bizcocho más fácil del mundo mundial. La famosa receta de bizcocho de yogur a la que le puedes dar todos los sabores que se te ocurran y mas cambiando un par de ingredientes. Y como no, el nuestro es de limón.

Ingredientes para el bizcocho:
1 yogur griego
3 medidas de yogur de harina
2 medidas de yogur de azúcar
1 medidas de yogur de aceite de girasol
2 huevos
1 sobre de levadura
La ralladura de un limón

Ingredientes para el glaseado
Azúcar glacé
Unas gotas de zumo de limón
Agua


Preparación:

Empezamos precalentando el horno a 180 grados, como siempre, para tenerlo listo una vez tengamos la masa hecha.

En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que blanquee y aumente de tamaño. Después vamos añadiendo la harina junto con la levadura y cuando esté bien integrado añadimos el yogur con la ralladura de limón (le dais unas vueltas antes para que el limón se reparta bien). Como tip, yo lo que hice fue usar un griego de stracciatella y así le daba un toque sorpresa de chocolate, si no lo que podéis hacer también es usar un yogur de limón.

Una vez todo estaba bien revuelto añadí el aceite y cuando lo tuve integrado lo pase a un molde rectangular. De aquí al horno durante unos 40 minutos. Dependiendo del horno deberéis ir controlándolo a partir de los treinta minutos. El truco está en que cuando clavéis un pincho, o en mi caso una aguja de tejer, este salga limpio.

Dejáis reposar el bizcocho y después podéis, o no, hacer un glaseado. No he puesto las cantidades porque va un poco al gusto. Solo tenéis que poner una buena cantidad de azúcar glace (porque después se queda en nada) e ir añadiendo un poco de zumo de limón y agua, o solo agua, hasta que se haga una pasta no muy espesa con la que decorar vuestro bizcocho. Yo la hice bastante liquida, y como veis en la foto quedó un poco transparente. Cuanto más espesa más consistente y blanquita quedará cuando se seque.



Si os animáis a hacerlo nos encantará verlo por redes sociales.

Feliz semana mis cocinillas :)